Le robaron el cinturón a Brenda Carabajal

Deporte 02 de diciembre de 2021 Por Redacción
El hecho sucedió el pasado fin de semana en la localidad de Villa Mercedes, San Luis, cuando la púgil "prestó" el mismo a la local Micaela Luján, siendo su team el encargado de apropiárselo a la vista de funcionaros municipales que fueron cómplices.
bren

La Pumita vivía momentos de algarabía, al retornar al cuadrilátero luego de dos años de inactividad y se encontraba agradecida al municipio mercedino por la invitación para dicha velada que se realizó en el estadio José María Gatica.

Esa noche que Brenda, excampeona mundial, enfrentó a la santiagueña Lilian Dolores Silva a seis asaltos en la categoría superpluma y se impuso por decisión unánime, también se disputaba la pelea entre la local Micaela Luján y la panameña Nataly Delgado en su primera defensa del titulo mundial supermosca de la FIB.

En la previa, según el relato de la púgil jujeña, el entrenador de Luján, José Ahumada, es el apuntado de haberse apoderado de su cinturón después de que se lo prestara para la presentación de su pupila, que no cuenta todavía con el propio a raíz de los problemas de traslados y viajes derivados de la pandemia de coronavirus.

"Él me lo pide prestado para la presentación de la pelea, yo actuando de buena fe accedo a pesar de arriesgarme y tener que transportarlo de Jujuy a Buenos Aires y de ahí a San Luis, querían que esté mi cinturón ya que era de la misma entidad de la que ella es campeona (la FIB)", dijo hoy Carabajal.

Relató que el día del pesaje le dio el cinturón a Ahumada y esperó que se le devolviera terminada la ceremonia, pero nunca lo hizo. Para sorpresa de la jujeña una vez terminada la pelea del viernes y en medio de la algarabía del público local, el entrenador tampoco le entregó el cinturón pese a que ya habían sido tomadas las fotos de la campeona con el cinturón de forma simbólica.

Desde la organización de la velada, donde se encontraba la secretaria de deportes y el intendente de Villa Mercedes hicieron oídos sordos al pedido de colaboración por parte del team jujeño, así como también las fuerzas policiales apostadas en el lugar no quisieron tomar la denuncia del hurto del cinturón. "Me dijeron que es algo esta fuera de su alcance y que no podían hacer nada para que me devuelvan lo que me pertenece. Después cuando quisimos entrar de nuevo al vestuario había 20 personas, quienes nos echaron con agresiones físicas", sentenció Carabajal. 

Boletín de noticias